AeroSur - Escuela de Vuelo

                                       Hola! Mi nombre es Rodrigo, tengo 44 años, soltero, trabajo en el rubro gráfico y como fotógrafo. Comencé mis

                                       estudios formales para piloto, en Aerosur, allá por febrero del 2013… un poco por casualidad y otro poco bus-

                                       cado. Un día un amigo, ya recibido, me invita a dar una vuelta… y claro, no terminó de invitarme, que ya estaba

                                       en la puerta del Aeropuerto, en la vieja entrada de Dinacia.

                                       Al bajar de ese vuelo nocturno con Sebastian (el piloto), ya decidí que lo iba a realizar, así que a la semana esta-

                                       ba haciéndome el psicofísico y a los 15 días ya estaba en el viejo local, concurriendo a los teóricos.

                                      Obviamente como todos los que nos presentamos a hacer el curso es porque de chicos ya soñábamos con ser o

                                      astronautas o pilotos, a lo primero aun no pude llegar… pero nunca se sabe :P

                                     

Fueron momentos muy reconfortantes, no exentos de dificultades, la escuela recién comenzaba y hacíamos todo a pulmón, tanto los alumnos como los instructores, quizás esos fueron los mejores recuerdos de esa época.

Durante el curso hubo (y siempre sigue habiendo) momentos de gran satisfacción y también de los otros… recuerdo en algunas de mis primeras horas de vuelo bajar totalmente frustrado y enojado porque no me salían las cosas (algún instructor me apodó “Bolillero”… pero eso es otra historia) y plantearme abandonar, pero eso obviamente dura hasta que uno llega a la casa… en ese momento ya estaba agendando una nueva lección porque la sensación de volar y poder plagiar a las aves, supera todo obstáculo.

Mi mayor alegría durante el curso (y creo uno de los mayores de la vida de todo piloto) es el PRIMER VUELO SOLO… lo recuerdo como si fuese ayer, fue en ADAMI (Melilla), agosto, un vuelo rutinario de instrucción con Mario, 07 am, recién amanecido, cielo celeste y viento calmo… mi primer vuelo por diversas causas se había dilatado un poco (falta de aviones, clima y dureza del alumno sobretodo)… hicimos un par de vueltas de pista con alguna maniobra típica de esa fase y el instructor dice la clásica “EN ESTA NOS QUEDAMOS”… pero hubo una trampa… el que se quedaba era él, me largo solo… y en ese momento sentí mezcla de nervios, miedo y placer.. todo junto!… no sé si es posible pero así fue.

Al bajar obviamente uno se siente Niel Armstrong o Maverick (TopGun), ya eso, vale el curso.

La opinión de la escuela obviamente es toda positiva, en ella pude cumplir como tantos otros, el sueño

de volar, conocer gente, hacer amigos, instructores, compartir historias (y vivirlas), conocer lugares,

disfrutar de asados (sobretodo), fotos, fotos… muchas fotos y aventuras.

El grupo humano y el nivel docente es excelente, una de las cosas que más me gusto de la escuela

es la flexibilidad, se adaptan a los horarios del alumno, no importa si trabajas, estudias, de dia o de

noche, siempre se te da la posibilidad de aprender y avanzar en los cursos. Por ello si buscas una

carrera… date una vuelta, y si solo quieres (como en mi caso) VOLAR por hobby, también!

Mis planes futuros son, dentro de lo posible, seguir volando y probablemente hacer el curso inter-

medio de Vuelo por Instrumentos (HVI) que ya estoy llegando a las horas para hacerlo… y quizás,

porqué no, hacer el Curso de Piloto Comercial… nunca se sabe.
 

Mi humilde consejo es, si tenés ganas de volar, no mires la cédula, no pienses que ya no tenes edad,

o que es difícil o que te va costar... pensá que será la mejor experiencia que podrás vivir, y abarca

todo el curso, no solo cuando das el ultimo examen… Si ya tenes “unos años”… no te asustes!

Somos muchos que empezamos ya con algunos años, y te aseguro que hay gente de mas edad que tú que está volando y muy feliz.

Y lo mas importante: siempre vas a tener a alguien (instructor, piloto o alumno mas avanzado) que va a compartir sus experiencias, darte un consejo, un mate o simplemente darte lo que Aerosur te dá… estar ahí contigo acompañándote y guiándote todo el camino… aun luego que te recibes.



 

Nuestros Alumnos ...

                                                    Hola, mi nombre es Marcelo, tengo 54 años y formación de analista en Markering.

                                                    Trabajo en una financiera estando a cargo de la seguridad y colaborando en el área comercial en las gestiones em-

                                                    presariales. Soy casado, tengo dos hijos y dos nietos. Desde mi adolescencia me apasiona poder volar, pero

                                                    por temas económicos o de tiempo nunca había podido hacerlo. Hace unos tres años atrás vi un aviso en Facebook.

                                                    Envíe un mail solicitando información y me respondieron en seguida.

                                                    Como al mes recibo un llamado invitándome a una charla para ver que me parecía, coordinamos horario y allá fui

                                                    y ya me enganche a hacer algo exclusivamente para mi... encaminado a cumplir mi sueño de volar. Por los horarios de trabajo no fue fácil

                                                    coordinar pero allí arranqué con las teóricas los viernes a las 20. Era precioso y nos apasionábamos con Martin, nuestro instructor.

Cuando comencé con las clases de vuelo, fue toda una aventura, algo hermoso. Cada vuelo era un cúmulo de anécdotas, comencé mis clases con Mario y luego continúe con Leonardo, unos capos. Por mis horarios de trabajo y como los fines de semana me iba para afuera... no era fácil combinar horarios para volar. Mayormente lo hacía antes de entrar a trabajar, en invierno a las 7 de la mañana... era cruel el frío que hacía en el aeropuerto, pero arriba del avión entrábamos en calor enseguida!

Todos fueron momentos muy disfrutables, los que más me quedaron grabados fueron: 

1) Mi primer vuelo de Alumno..., yo estaba todo preparado y cuando de la Torre me pasan las condiciones (viento, pista, QNH y código de trasponder) no llegue a anotar ni una coma, lo miro a Mario y le digo apuntaste?? Y le salió una carcajada de la que no me olvido más.

2) Mi primer vuelo solo.

3) El día del examen de vuelo cuando me recibí. Fue grandioso.

Las navegaciones también fueron preciosas, más de una vez haciendo cambios de altura o de rumbo porque las nubes se encaprichaban en no dejarme seguir... En una oportunidad que con Leonardo hacíamos Montevideo-Florida-Colonia-Montevideo. Al salir de Florida las nubes comenzaron a cerrar y de apuro a desplegar carta de navegación agarrar el plotter y recalcular la vuelta a Carrasco, toda una proeza para mi y Leo de reojo mirando el Gps, está bien está bien me decía.

 

En cuanto a Aerosur... impresionante, el grupo de gente, el apoyo permanente la preocupación, la profesionalidad, realmente un lugar donde uno se siente tenido en cuenta y mimado, desde Mario en la dirección y todos los instructores y compañeros de la escuela. Siempre pendientes y dispuestos a dar una mano.

Ahora a pocos meses de haberme recibido de piloto privado. Disfruto de salir a volar con mi familia y espero también poder hacerlo con mis nietos,

ya que todavía son chicos tienes 3 años la nena y un año el varón. Y también reforzar con algo de instrumentos para aquellos momentos en los

cuales las nubes o la niebla puede complicar un poco.

Esta pasión que tenemos por volar es maravillosa, pero siempre y cuando entendamos que hay que hacerlo con el máximo de responsabilidad por

nuestra seguridad y la de quienes vuelan con nosotros.